18/06/2017.- Crónica Global

Los afectados de Afinsa-Fórum lanzan un partido político

Unidos por la independencia de la justicia pretende aglutinar a “aquellos ciudadanos damnificados por la politización de los tribunales”

Eduardo Berbis, presidente del nuevo partido Unijus / CG

18.06.2017 00:00 h.
 

Unidos por la independencia de la justicia (Unijus) es el nombre de la formación política que han impulsado los afectados por la “intervención política” de Afinsa-Fórum, un colectivo que supera las 400.000 personas en toda España y que llevan litigando con la administración desde hace más de diez años.

El presidente de este nuevo partido es Eduardo Berbis, ex director de seguridad de Fórum Filatélico. “No somos un partido ni de izquierdas ni de derechas –ha declarado a Crónica Global–. Somos una formación política trasversal que pretende defender los derechos de los colectivos maltratados o ninguneados por culpa de la falta de independencia de la justicia en este país”.

CONTRA LOS ABUSOS DEL PODER

El presidente de Unijus quiere dejar claro que este no es sólo el partido de las víctimas de Afinsa, sino de todos aquellos otros colectivos que por similares motivos ha resultado injustamente tratados ante el poder de los lobbies y la influencia de éstos sobre jueces​, fiscales y policías.

“Prueba de ello –añade Berbis– es que en breve nos vamos a reunir con el colectivo de enfermos afectados por la hepatitis C o con la asociación de familiares de los llamados niños robados”.

NO ES MANOS LIMPIAS

Berbis no descarta comparecer en alguna de las causas abiertas en España por corrupción “pero sólo lo haremos en aquellas en las que tengamos indicios de una flagrante manipulación del sistema jurídico-judicial”.

Eduardo Berbis ha querido dejar claro que el partido que preside “no es la nueva Manos Limpias sino un partido de defensa de los desprotegidos, no sólo de denuncia”.

El objetivo a corto plazo de Unijus es su consolidación como marca política y, a medio plazo, aspira a tener representación en las futuras elecciones al Parlamento Europeo.

“Venimos a hacer política, no a vivir de ella”, concluye Berbis.